external image calendario+revolucionario.jpg

El Calendario Revolucionario, o también llamado Republicano, entró en vigor en Francia el día 24 de Octubre de 1793.
Existía cierta intención de independizar al calendario de sus implicaciones cristianas y en un principio el nuevo calendario iba a empezar con el primer día de libertad (14 de Julio de 1789).
Un equipo de científicos, poetas, pintores, etc estuvieron trabajando durante varios meses en la elaboración del nuevo calendario.
El año quedaba dividido en 12 meses, de 30 días cada uno, y subdivididos en tres periodos o semanas de 10 días conocidos como décadas; el último día de cada década era de descanso.
El primer año bajo el nuevo sistema se conoció como An I (año I), el segundo como An II, y así sucesivamente.

Los días de la década (semana de 10 días) recibían los siguientes nombres:
  • Prímidi
  • Dúodi
  • Tridi
  • Quártidi
  • Quíntidi
  • Séxtidi
  • Séptidi
  • Óctidi
  • Nónidi
  • Décadi


Se tomó la decisión de que el año en el Calendario Revolucionario debería comenzar con el equinoccio de otoño. Esta decisión es una muestra más de la importancia que durante la Revolución Francesa, se concedió a la Razón a la hora de organizar la sociedad humana.

Se asignaron tres meses a cada estación (todos de idéntica duración: 30 días);
  • los tres meses del otoño se llamaron: Vendimiario (mes de la vendimia), Brumario (mes de las nieblas) y Frimario (mes de los hielos);
  • los meses del invierno, Nivoso (mes de las nieves), Pluvioso (mes de las lluvias) y Ventoso (mes del viento);
  • los meses de la primavera, Germinal (mes del brote de las semillas), Floreal (mes de las flores) y Pradial (mes de los prados), los meses de verano, Mesidor (mes de las cosechas), Termidor (mes del calor) y Fructidor (mes de los frutos).


Al final del mes de Fructidor (final del verano) debían añadirse cinco días adicionales, o seis cuando el año era bisiesto. Estos días especiales, que eran festivos recibían los siguientes nombres:
  • Día de la Virtud.
  • Día del Saber.
  • Día del Trabajo.
  • Día de la Razón.
  • Día de la Gratitud.
  • Día de la Revolución (sólo en años bisiestos)

En el Calendario Revolucionario, una fecha siempre cae en el mismo día de la década. Esto supone una gran ventaja, ya que el mismo calendario sirve para todos los años.

Evidentemente, como el Calendario Revolucionario estuvo en vigor durante menos de 15 años.

El Calendario Revolucionario fue abolido en agosto de 1805 por Napoleón.

VENTAJAS DEL CALENDARIO REVOLUCIONARIO

  • El mismo calendario sirve para todos los años.
  • Todos los meses tienen la misma duración.
  • Mayor precisión.
  • Mejor ajuste frente a las estaciones del año.
  • Mayor facilidad para establecer el horario de ahorro de luz de verano.
  • Existen el año cero y el siglo cero.